La esencia de internet con el usuario, impide el mensaje publicitario tradicional.

silenciando anuncios en internet

Éste es Peters, padre de familia, ejecutivo en una multinacional, casado felizmente con su bella esposa que le ha dado dos preciosos hijos.

Peters es un hombre feliz, gana un buen salario, tiene un bonus anual por objetivos, vive en una buena casa y no tiene motivos para poner una cara que no sea con una sonrisa de oreja a oreja.

Aquí le vemos a las 9h de un día laboral cualquiera en su puesto de trabajo, tomó su café corto de azúcar y abrió el laptop… y terminó todo o mejor dicho empezó el calvario de cada día…

Peters intenta echar una ojeda a la prensa on-line y a cada medio minuto un anuncio le aparece o en medio de la página o a un lado estorbándole la lectura. No ocurre con un sólo diario, ocurre con todos y en algunos es imposible localizar la X para que desaparezca la intrusión.

Peters acaba odiando la marca que le enseña el coche de moda que acaba de lanzar, o el viaje que le propone el touroperador de gangas inmediatas.

“NO, NO, NOOOOO  NO QUIERO MÁS ANUNCIOS”. Piensa Peters intentando lograr algo que le llevaría un cuarto de hora a lo sumo y sin embargo detrás de neutralizar cada uno de los nauncios no sólo hace que dedique el doble de tiempo sino que su grado de stress se acrecenta sintiéndose “prisionero de una condena” que cada mañana le viene impuesta por internet.

Cada día instala un bloqueador nuevo de anuncios pero al cabo de dos días es superado por el ingenio de los anunciantes y Peters está a punto de chillar en medio de la oficina al tiempo que le dan ganas de lanzar el caro laptop por la ventana del piso 42 en que tiene su despacho.

“BASTAAAAAAAAA!!!!!!!”

Nuestro personaje se llama Peters pero puede llamarse como cualquiera de nosotros pues jamás dimos permiso para que nos invadieran algo tan íntimo como es la comunicación entre internet y nuestro cerebro. Nadie tiene derecho a invadir esa privacidad.

Y es así!

Internet, a diferencia de los periódicos, revistas, radiodifusión, salas de cine y televisión, es un medio activo con el que interactuamos y mientras en el resto de medios mencionados que son pasivos y sólo vemos lo que desean enseñarnos, más para informarnos y entretenernos de forma aliviada, en internet necesito ya la información que busco y es mi derecho como humano que nadie me estorbe ni me haga perder el tiempo.

Así se conjuga la realidad y por ello el fracaso de la publicidad tal como está concebida está condenada al más estrepitoso ocaso digan lo que digan las encuestas y demás estudios interesados.

La alternativa es la información, el conocimiento, el dato que aporta contenido a nuestra busqueda y ello puede ser camuflado con voluntad de venta o de notoriedad, sólo que la metodología nada tiene que ver con la publicidad tradicional.

Es el auge y futuro más sobresaliente de las Relaciones Públicas y la Propaganda, es decir, la interactuación activa con el cerebro del usuario frente a la imposición de la publicidad.

“Nuevos tiempos requieren olvidar planteamientos antiguos y dibujar nuevos escenarios válidos”.

David Espriu

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s