Internet y el efecto “océano”

Oceano-atlantico

Bello, majestuoso, inacabable…

Éste es el Océano Atlántico. Separa el continente americano del europeo y africano. Aquí lo podemos ver en una maravillosa superficie calmada que nos muestra el agua con todo su color azul, que en realidad es el reflejo del color de la atmósfera….

Qué tiene que ver internet con un océano de agua, por poner uno, pongo el más cercano a mi país, el Atlántico… pues MUCHO, más de lo que podemos pensar…

Imagine que el agua de la superficie del Océano, la que puede ver a simple vista sin buscar y con tan sólo abrir los ojos, es la primera página de su buscador de internet favorito, por ejemplo el de Google.

Con sólo abrir el buscador, me aparece una primera página con información sobre un término que he escrito en este caso, podría ser “atún rojo”…, entonces el buscador me ofrece varios links de websites que están en internet y que se clasifican en dos formas, los que llevan el añadido “AD” y que como usuarios experimentados ya sabemos que es pura publicidad de alguien que paga para estar en la primera página, es decir, “en la superficie del Océano”.

Luego tenemos otros links que no son publicidad y que son los que en verdad nos interesan porque se han ganado a pulso estar en la primera página del buscador, por decirlo de otra forma, están igualmente en la superficie del Océano.

Aparentemente puede darnos igual mientras realmente nuestro website esté “flotando” en el basto Océano, es decir,… la primera página del buscador.

Entremos a seguir con este juego maravilloso que consiste en dibujar con palabras, claras y visuales analogías…

Al igual que en internet, podemos mostrar una equivalencia en el océano siendo los links que vemos con un “AD” añadido, es decir, son publicidad pagada al buscador, a un maravilloso ejemplar de atún rojo que se desliza por la superficie del océano pero en verdad es tan perfecto que resulta que no sabemos si puede ser o no un verdadero ejemplar de atún rojo y otro al cual tintarán posteriormente para que lo veamos como un ejemplar genuino. Sin embargo, un poco más allá vemos otro ejemplar de atún rojo que no posee el atributo “AD”, por seguir con la analogía, pero que por cómo se mueve, salta entre las olas y demás características, nuestro olfato de excelentes marineros, es decir, usuarios experimentados en internet, podemos asegurar que ese ejemplar sí es en verdad un verdadero atún rojo, y no solamente lo vemos nosotros sino que el propio buscador, también lo destaca como genuino y le permite estar desplazándose por la superficie del Océano, es decir, en la primera página del buscador.

Muy bien… genial, ya tenemos dibujada la analogía perfecta entre la superficie del Océano y la primera página de Google.

Pero sabemos que tras la primera página de Google, viene la segunda y no la vemos a ojo de pájaro o altura de vuelo… al igual que en el Océano, la segunda capa de agua está por debajo del agua que podemos ver a simple vista, sin esfuerzo y es en la que en verdad siempre pensamos y sabemos identificar perfectamente, pero… seríamos capaces de saber, navegando por la superficie del océano la diferencia que existe entre la segunda capa de agua, la tercera o la cuarta y dónde empieza una y dónde otra?, francamente, una vez sumerjo mi cabeza por debajo de la primera página de Google (la capa de agua que puedo ver en la superficie del océano), me es imposible memorizar las diferencias entre la segunda, la tercera, cuarta, etc.

oceano_atlantico profundidad con tiburón

Cuando ya estoy buceando muy por debajo de la superficie del Océano, lo que sería equivalente a más allá de la página 10 en adelante del buscador, lo único que logro ver es que la luz se va perdiendo, pues la densidad del agua impide que siga recorriendo paulatinamente un camino mucho más denso que en el aire de la atmósfera.

Entonces es cuando se establece la pregunta del millón… qué profundidad tiene el Océano, o lo que es lo mismo, cuál es la última página en el buscador de Google…

Bien… el Océano Atlántico toca fondo en la Cordillera de las Marianas a una profundidad de 10 kilómetros sumergidas, es decir, estando en internet, puedo estar a 10km de la primera página del buscador Google, o lo que es lo mismo, en su fondo.

Y una vez que estoy en el fondo… veo la luz del sol? claramente no. Alguien puede verme a mí? Claro que sí!!! el tiburón que le dice que esté en internet a toda costa aunque sea en el fondo (que eso no se lo dirá) y que lo comparo al que mensualmente nos cobra una cifra tolerable pero constante y un gasto inútil al final periódicamente.

Sólo soy visible para el tiburón que cada mes “viene a darme los buenos días” y el propio “suelo marino”.

Llegados a este punto, caramba… es muy fácil, se trata de estar siempre en la superficie del Océano siendo un ejemplar auténtico y no de los que llevan un “AD”, más fácil imposible!!!

Claro que sí pero hay un pero… resulta que hay millones de links que desean estar en la superficie, es decir en la primera página del buscador de Google y es ahí donde empieza el problema.

El primer problema es que el Océano es muy basto y mi misión es llegar de “costa a costa” de la forma más rápida y recta posible, pero ese camino es para unos pocos, los que caben en la primera página del buscador de Google, es decir, en la superficie del Océano.

Aquí empieza otro problema pues cuantos más desean estar ahí más caro es con “AD” estar en la superficie, llegando a veces a precios astronómicos e imposibles. Entonces la alternativa es seguir siendo un ejemplar de “atún rojo auténtico” y que el buscador así me lo reconozca y me premie dejándome seguir desplazándome por la superficie del Océano y el camino más recto entre costa y costa o lo que es lo mismo, entre mi producto y quien es mi target.

Concluyendo…, cuantos más estemos en internet, más nos obligan a estar al resto pero a la vez entramos en un círculo cerrado que se autoalimenta en donde simplemente hemos trasladado la competencia tradicional a un nuevo medio, “el Océano Atlántico”.

En MKRP, sabemos cómo ir de “costa a costa” por el camino más recto y que podamos ser considerados por el buscador como “un atún rojo auténtico” y por tanto, podamos estar en la primera página de Google sin necesidad de cargar con el chivato “AD” en nuestro link.

Le interesa saber cómo?

David Espriu

 

#MKRP #excelencia_internet #posicionamiento_genuino #relaciones_públicas_en_internet #resultados_de_excelencia #Océano_Atlántico #atún_rojo #Las_Marianas #costa_a_costa #profundidad #capas_de_agua #fondo #última_página_del_buscador #primera_página_del_buscador #segundas #línea_recta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s